La batalla del Jarama



En Historia de España estamos estudiando la Guerra Civil española. Coincide con el 80 aniversario de la batalla del Jarama, que se produjo durante 22 días entre el 6 y el 27 de febrero de 1937. Fue uno de los episodios clave de la contienda. En el marco general de la llamada batalla de Madrid, las fuerzas sublevadas pretendían cortar las comunicaciones hacia la capital. En una maniobra envolvente tenían como objetivo tomar Arganda del Rey y luego subir hasta Alcalá de Henares para llegar a la carretera de Barcelona. Si se cortaba la comunicación con el este, la rendición de la capital sería rápida. La operación iba a ser de gran envergadura por el número de tropas y material movilizado.


El resultado fue la primera batalla moderna en campo abierto con tropas de infantería, caballería, carros de combate y aviación. Un enfrentamiento que dejó un total aproximado de 20.000 combatientes muertos. Tras la lucha, se covirtió en una guerra de trincheras. Ambos contendientes se mantuvieron en el frente, dando lugar a la proliferación de construcciones defensivas. Los sublevados avanzaron terreno más allá del río Jarama, pero sus objetivos militares quedaron frenados por los republicanos, sin embargo obligados a dejar una considerable fuerza en detrimento de otros lugares. Los numerosos restos de la batalla han sido ocultados o deteriorados por el paso del tiempo. Hoy se pueden visitar con dificultades guiados por voluntarios de distintas asociaciones.


Los ayuntamientos de Arganda, Rivas-Vaciamadrid, Morata y San Martín de la Vega, pretenden crear un parque histórico. Para ello tiene que ser reconocido legalmente, lo que supone la protección de los restos, el mantenimiento y la declaración de bien de interes cultural. De esta manera, se convertiría en un recurso turístico, y pedagógico sobre la historia de España. En la actualidad existe el Museo de la Batalla del Jarama, un espacio de carácter privado, compuesto por materiales adquiridos y encontrados por la zona.

La inteligencia de los neandertales


Acabamos de terminar el estudio de la Prehistoria en 1º de ESO. Uno de los puntos más significativos del tema ha sido comprender la evolución humana. Los seres humanos modernos, los Homo sapiens, surgieron en África y se expandieron por todos los continentes. Sin embargo, cuando ese fenómeno se produjo, ya existía otra especie de homínidos que poblaban Europa desde hace más de 200.000 años. Son los neandertales, los homo neaderthalensis, que habitarían incluso en Asia hasta extinguirse hace unos 40.000 años. Fue una especie muy bien adaptada a época glaciar que se refugió en cuevas y desarrolló una economía cazadora y recolectora. Podemos decir que eran seres inteligentes que trabajaron la piedra para fabricar utensilios. Conocieron el fuego, enterraban a los muertos y tenían objetos de adorno.


Llegaron a tener, por tanto, una cultura y una economía adaptada a las duras condiciones de la existencia de aquellos remotos tiempos. Hoy los conocemos cada vez mejor según evolucionan las técnicas de análisis y datación, hasta el punto que podemos decir que identificaban y empleaban una serie de plantas medicinales del entorno que les venían bien para sus problemas de salud. El pasado 9 de marzo se publicó que tras el estudio del ADN de la placa dental de un individuo de la cueva asturiana de El Sidrón, ubicada en Asturias, se sabe que hace 49.000 años, masticaba corteza de álamo, una fuente natural de ácido salicílico, el ingrediente de la aspirina, así como, Penicillium, un hongo con propiedades antibióticas, porque tenía una infección en la dentadura, como revelan los restos fósiles.


Los distintos hallazgos como el de la cueva de El Sidrón, donde se han encontrado restos óseos de al menos 13 individuos neandertales, contribuyen a definir esta especie de homínido como inteligente y de gran adaptación al medio ecológico, tanto animal o vegetal, según las circunstancias. En este medio, que le permitió su subsistencia, satisfacieron sus necesidades alimenticias y de salud, mostrando un conociminto de las propiedades de las plantas casi perdido en la actualidad.